Saber el lenguaje de Dios

La primera vez que fui consciente de estar haciendo oración experimenté algo curioso. No es que sintiera ninguna clase de éxtasis místico, sino que mis sentimientos, mis pensamientos, en ese momento me hablaban en mi lenguaje, pero no eran manejados solo por mí.

una vida desde Él, tratará de sacarnos del egocentrismo

No siempre tengo esa sensación tan lúcida, como aquella vez, pero sí que creo que Dios se sirve de nuestra realidad con todas las dimensiones y lenguajes de las que somos capaces, para comunicarse y para hablarnos. Y eso, a la larga, te hace ser consciente de que no es una película que tú mismo te montas, sino que Dios utiliza tus sentimientos, tus pensamientos, etc…para comunicarse y para hacerse presente.

La mejor manera de saber si viene de Dios es que una vida desde Él, tratará de sacarnos del egocentrismo y ponernos en funcionamiento hacia el hermano, hacia el prójimo, y esto solo sucede si le dejamos actuar. Nos moverá a crecer en confianza, en entrega, en esperanza, sacará lo mejor de nosotros.

Cuando uno se va conociendo en la vida, sabe dónde tiene más facilidad de autoengaño, de autojustificación o de montarse una película con guión poco creíble. Hay que pedir crecer en esa lucidez que nos permita no desvirtuar la presencia de Dios, y lo que viene de Él, para poder acogerlo.

Quizás nuestro esfuerzo y preocupación debería ir hacia las ocasiones en las que el mal espíritu hace de las suyas en nosotros. Y por tanto, la energía debería estar puesta no en preguntarnos si algo viene de Dios, sino si algo viene del mal espíritu, para conscientemente rechazarlo.

Photo by Ben White on Unsplash