A mayor gloria de Dios

 

Los jesuitas celebramos el día del patrón. Pero no es un día de “orgullo” jesuítico. Es una fiesta por el regalo que San Ignacio significa para la Iglesia. Si tuviera que decir las 3 cosas más importantes de su legado serían: 

1.- Su capacidad de autoconocimiento: la sabiduría que contienen sus Ejercicios dan fe de una persona enormemente inteligente que se conocía enormemente. El combate interior, la gestión de consolaciones y desolaciones, la fuerza con la que se compromete al seguimiento de Jesús. 


Autor: Ignasi Flores

2.- Su deseo de servir: una de las expresiones más importantes de Ignacio es su voluntad de hacer todas las cosas poniendo a Dios al principio de todo y en el fin de todas nuestras empresas. “Hacerlo todo a mayor gloria de Dios”. En un mundo tan autocentrado en sus lamentaciones, desde el dolor de estos meses confinados, san Ignacio nos invita a desconfinar nuestro Espíritu.

La vocación es sintonizar nuestro deseo con el deseo de Dios.

3.- Su necesidad de Compañía: no es un ‘lobo solitario’. ¡Tenía su carácter! Pero desde siempre quiere encontrar compañeros, y que le acompañen habiendo tenido una experiencia parecida de Dios Padre. Por eso les acompaña en la experiencia de los Ejercicios.

La vocación a la Compañía implica la necesaria participación de otros. Es vocación compartida con los compañeros y colaboradores en misión.

 

¡Feliz día de San Ignacio!