Dar el paso

¿Desear la pobreza?

Antes de ser jesuita viví en un Colegio Mayor en Madrid. La costumbre en el Colegio era personalizar la habitación. De hecho, los veteranos decían que se puede conocer a un colegial entrando en su habitación. Y yo la inundé con fotos, posters, recuerdos de viajes y posavasos por las paredes. En definitiva, la forré de todo lo que me gustaba y de lo que quería mostrar de mí mismo. Cuando, viviendo allí, empecé el discernimiento para entrar en la Compañía, aquella habitación empezó a...

Sin máscaras

Cristo nos llama a seguirlo en pobreza y en humildad; es decir, quiere que le sigamos quitándonos nuestras máscaras, las cosas que nos hacen parecer «mejores»: el dinero que tenemos, los estudios que hemos hecho, nuestras «espléndidas» habilidades… Nos pide dejar a un lado las seguridades materiales, y quitar importancia a aquello que creemos que es nuestra fuerza. Para ser jesuita no es necesario tener cien dones y mil habilidades, Él no llama según lo que nosotros creamos poder dar. Él...

Amigos

Cada vez estoy más convencido de que, entre otras cosas, ser jesuita es ser amigo. Si miramos al grupo de primeros compañeros que fundaron la Compañía de Jesús, encontramos a un grupo unido por una profunda experiencia de amistad. Tres estudiantes que compartían habitación en París, se liaron la manta a la cabeza y comenzaron una historia que hoy se llama Compañía de Jesús. Esa amistad no era exclusiva y por eso convocaron a otros amigos, hasta que esa cuadrilla se puso a las órdenes del...

Jesuitas esperanzados

Un grupo de alumnos de varios colegios de la Compañía se atrevieron a hacer una serie de preguntas a jesuitas que conocían. Éstos aceptaron el reto de ponerse ante una cámara y responder a sus preguntas. ¿A qué solías jugar cuando eras pequeño? ¿Practicas algún deporte en la actualidad? ¿Qué música te gusta? ¿Cómo te hiciste amigo de Jesús? HAZ CLIC PARA VER LA SERIE...

Dificultades

Seguimos esta serie de vídeos que nos introducen en el interior de la vocación jesuita... Este vez, los protagonistas nos hablan de las dificultades al entrar, los primeros momentos de duda... A veces las dificultades vienen "de fuera", del qué dirán... Otras veces las dudas están dentro de uno mismo, como miedos e inseguridades. ¿Qué fue lo que más te costó al entrar? ¿Cuál fue tu mayor dificultad? Uno da el paso y descubre un mundo nuevo. Muchos cambios, gente nueva, otro modo de vida......

Los Ejercicios Espirituales

​​Llega el ​último vídeo de la serie Hablando Claro. ​Durante varias semanas hemos ido descubriendo cómo viven los jesuitas los votos de pobreza, castidad y obediencia​... Sin embargo, estos votos son comunes a todos los religiosos de cualquier orden o congregación. ¿Qué es lo que diferencia entonces a los jesuitas? Que los viven al modo de San Ignacio, siguiendo su carisma. Y e​n el corazón de ese carisma, en el centro ​de ​su ​espiritualidad, están los Ejercicios Espirituales.  ¿Quieres...

¿Fail Vocacional?

"Bueno, si ahora no digo que sí... Dios siempre vuelve". Es cierto, Dios es bueno, por eso llama cuantas veces sea necesario. En otras palabras, es fácil pensar que volverá a pasar el tren. Y es verdad, quizás, que el tren volverá a pasar, porque depende de Dios y confiamos en que Él no fallará. Lo que no sabemos es si nosotros volveremos a estar allí otra vez para cogerlo. Quizás el tren vuelve a pasar, pero quizás no estarás en el mismo sitio. Cuando alguien siente que Dios le llama,...

Una gran atracción

¿Qué fue lo que más te atrajo de los jesuitas? ¿Por qué la Compañía y no otro lugar? Este vídeo responde a estas preguntas de una forma muy, muy personal. En el momento de entrar, cada jesuita se sintió atraído por algo en concreto. Para algunos fue la misión, los Ejercicios encarnados en el servicio a los más pobres... Para otros fue la amistad entre compañeros, su cercanía o su radicalidad. Cualquiera de estas razones son el chispazo que hace prender...

Comenzar a vivir

A veces, cuando hablo con mis amigos, surge la pregunta: ¿por qué eres jesuita? Y llega un momento en que ya no sé explicarlo con palabras, porque es como expresar por qué te gusta esa chica o esta comida… los razonamientos objetivos y claros, casi matemáticos, llega un momento en que se acaban, y solo queda vivir, experimentar. Porque, en definitiva, la pregunta que me trajo a la Compañía de Jesús no fue “¿por qué?” sino “¿por qué no?” Cuando te pones a tiro, y te atreves a poner palabras...