Testimonio

Claro que no son perfectos

por

¿Qué impresión tengo yo de la Compañía hoy? Pues es curioso pero cada vez me doy más más cuenta de que la Compañía de Jesús no se parece mucho a lo que yo me pensaba cuando entré en el noviciado hace unos años. Entonces pensaba que era un grupo de personas deslumbrantes: que todos eran muy buenos haciendo muchas cosas, personas a las que admiraba en cierto modo. Y aunque no conocía mucho a la Compañía, también sabía que tenía prestigio dentro y fuera de la Iglesia…

Hoy descubro que la Compañía no es exactamente así. A veces, cuando sale alguna noticia en los periódicos, o cuando hablas con algunas personas, te da la sensación de que la imagen de la Compañía es high level. Pero a medida que la conozco por dentro, me doy cuenta de que la Compañía de Jesús no es así. Y lo digo viéndome a mí y viendo a mis compañeros…

Me acuerdo mucho de lo que me dijo un jesuita cuando estaba pensando entrar o no a la Compañía. Me dijo, «quítate de la cabeza que somos perfectos. Nosotros nos equivocamos mucho y esto puede hacer mucho daño a mucha gente; hay días que pasaríamos de todo, también de Dios; muchas cosas nos salen mal… pero a pesar de nuestro pecado y de nuestro límite, no dejamos de sentirnos llamados por Dios a seguir a su Hijo. Con lo que podemos, con lo que somos”.