Nos han inspirado

Desde el fin del mundo

Al inicio de su pontificado reconoció que habían ido a buscarlo al fin del mundo. Así comenzaba su camino como obispo de Roma, Jorge Mario Bergoglio, el Papa Francisco. Es probable que, como aquel día, Francisco nos pida de nuevo nuestra oración por él y por el mundo. Dejemos a Francisco, el hombre que anima a la humanidad a vivir en fraternidad, que nos hable con sus propias palabras: “Cuando te sientas triste porque no sucedió lo que tu corazón quería, mantente firme y feliz porque Dios...

Testigos

Los jesuitas Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín Baró, Segundo Montes Mozo, Amando López Quintana y Juan Ramón Moreno Pardo; la cocinera de la universidad, Julia Elba Ramos, y de su hija de 16 años, Celina Mariceth Ramos. Ocho nombres. Distintas nacionalidades. Religiosos y laicas. Hombres y mujeres. Viejos y jóvenes. Desde el rector de la UCA (Universidad Centroamericana José Simeón Cañas) hasta la empleada doméstica de la comunidad. Todos unidos por el mismo proyecto: el Evangelio, que ante...

Misioneros jesuitas

“No hay nada tan hermoso como acariciar un ideal magnífico. Ahora bien, entre los ideales más sublimes que un pecho generoso puede abrigar, está el querer ser misionero, continuador de la obra de Jesucristo aquí en la tierra"Segundo Llorente SJ Este ideal ha traspasado la vida de miles de hombres que dejándolo todo han salido de su tierra para dar a conocer el Evangelio. ¿Qué decir de ellos? En primer lugar, el misionero nos habla de una entrega inaudita. El ardor de un corazón encendido lo...

Un golpe de gracia

Diego Luis de San Vitores (1627-1672) recibió la palma del martirio en la isla de Guam. Nacido en una familia noble de Burgos, entró en el noviciado el año 1640 y estudió filosofía y teología en Alcalá de Henares antes de recibir la ordenación el 23 de diciembre de 1651. A pesar de que deseaba ser misionero en China o Japón, comenzó enseñando gramática en Oropesa.  Su entrada en la Compañía de Jesús no resultó fácil, pues su padre se oponía a ello. Diego Luis se escapó de casa para...

El compañero discreto

Pedro Fabro (1506-1546) nació el 13 de abril en el pueblo de Villarejo, Saboya. Sus padres fueron Luis Fabro y María Perisín dueños de importantes rebaños de ovejas. “Hacia los 10 años, dice él en su memorial, sentí deseos de estudiar. No podía ser pastor y quedarme en el mundo, como deseaban mis padres.”. Estos deseos le llevaron a París donde vino a coincidir en el tercer piso del colegio de Santa Bárbara con Francisco Javier e Ignacio de Loyola. Como Ignacio tenía problemas con el...

En camino

María, la Virgen del Camino, la mujer que salió de sí misma, siempre atenta a la novedad de Dios. La Madre que se puso en camino tantas veces para proteger a su Hijo o seguirle por los pueblos de Galilea. Salir, como hoy lo hacen tantas personas: migrantes, peregrinos, refugiados, heridos, desplazados… Nuestra Señora de la Estrada es la patrona de la Compañía de Jesús porque dicha imagen estaba presente en la capilla en la que San Ignacio de Loyola, el peregrino, y los primeros compañeros...

Cruz en Japón

Pablo Miki (1564-1597) procedía de una rica familia de cerca de Osaka y se hizo cristiano cuando tuvo lugar la conversión de toda la familia. A los 20 años se matriculó en el seminario de Azuchi, llevado por los jesuitas y dos años después entraba en la Compañía. Hablaba muy bien y lograba con gran fortuna atraer budistas a la fe cristiana. Le faltaban sólo dos meses para la ordenación cuando fue arrestado. Su delito: ser cristiano. Compartió cárcel con seis franciscanos y quince laicos....

El divino impaciente

Francisco Javier (1506-1552) nació en el castillo familiar de Navarra, y allí aprendió las primeras letras. En septiembre de 1525 fue a París para comenzar sus estudios. Allí tuvo como compañero de habitación a Pedro Fabro y a Ignacio de Loyola, un fracasado cortesano que ahora se dedicaba a la oración. A pesar de la inicial reticencia, Javier fue conquistado para Cristo por el de Loyola y junto con otros compañeros, acudió a Montmartre el 15 de agosto de 1534, donde hicieron los votos de...

Un gran corazón

Bernardo de Hoyos (1711-1735) nació en Torrelobatón (España). Estudió en los colegios de los jesuitas de Medina del Campo y de Villagarcía de Campos, desde donde entró en la Compañía en 1726, en el próspero noviciado que formaba parte del mismo edificio del Colegio. Antes debió pedir con insistencia el permiso de su familia y convencer al P. Provincial dada su corta edad (no había cumplido los 15 años) y su débil apariencia.  Desde que entró en la Compañía de Jesús, destacó por su...