Noviciado

Sin filtros

Nada tan normal hoy en día como pasar un rato largo en las redes sociales por mucho ajetreo que haya tenido el día. Cualquier momento es bueno para echar un vistazo, por ejemplo, a las stories de Instagram… Pues bien, una de las opciones más llamativas del Noviciado es precisamente que los novicios no usemos redes sociales. En realidad, durante esta etapa no utilizamos móvil ni ordenador personal… Y, la verdad, uno se da cuenta del impacto que las redes pueden tener en nuestra vida y en nuestro modo de pensar.

Simplemente pulsar sobre una story es asomarse a una ventana de vidas perfectas, ideales y, en ocasiones, envidiables. Todo está bien colocado: la postura, los colores, el lugar… ¡Hasta las mascarillas se ven glamurosas! Y sí, reconozco que yo también he sido partícipe de tal postureo. Aun así, me da la sensación de que esa imagen no muestra la realidad que vivimos, tanto en positivo como en negativo. A veces me preocupa que busquemos un modo de vida basado en la perfección e idealización de las cosas.

La vocación es un modo muy específico de vivir la vida. Idealizarla pensando que será perfecta, sin problemas, que será un camino de certezas, sin dificultades, puede indicar que hay mucho filtro de Instagram todavía puesto.

Vivir la vida, la vocación, no es más que confiar en un Dios que te llama, que te quiere tal cual eres y que te tiende su mano para seguirle y trabajar por su Reino. Olvídate de filtros, tu mejor carta de presentación eres tú mismo confiando a Dios tu autenticidad y tu debilidad. Vivir esto con paz y aceptación es algo que te llevará toda la vida; pero tranquilo, Él se irá encargando de ayudarte a vivir el camino. Sin filtros…